10. Las «lavadoras» en Cabo Verde

Este escrito va en honor de todas esas mujeres que ejercieron de “lavadoras” y a las que siguen lavando con una tabla y sus manos. En Cabo Verde es la manera más usada para “batir” (palabra criolla que denomina la acción de lavar la ropa) la ropa.

En las tiendas encuentras las mismas lavadoras que encuentras en cualquier pueblo o ciudad de España, quizá falten los modelos más sofisticados que están apareciendo en Europa pero sí puedes adquirir tu lavadora automática sin “ningún” problema.

Hay tres problemas en el tema lavadora automática para los caboverdianos. En primer lugar, el poder adquisitivo (el precio es el mismo que podemos pagar nosotros) pero, cuando se venden, es que hay quien las puede comprar. El segundo problema es que en muchos sitios todavía no ha llegado el agua corriente, aunque cada vez son más las casas que la tienen (hay una fuerte cooperación europea, sobre todo de Luxemburgo, para que así sea). El tercer problema es la complejidad de la instalación, pues cuando se construyeron las casas no se pensaba en ese tipo de electrodoméstico y debes realizar toda la instalación de tomas de agua y evacuación de las mismas. No sé si actualmente en las nuevas casas se tiene en cuenta este punto.

Existe también unas lavadoras semiautomáticas, que yo ya las conocí en Rusia, preparadas precisamente para sitios donde no existe agua corriente pues se llenan a cubos y se desaguan en la bañera o váter. También son bastante más económicas. Lo único que hacen es batir la ropa y luego la aclaras en barreños.

Pero vamos al tema principal de este escrito.

Yo pensé en hacer la inversión de la lavadora y todo lo que conllevaba su montaje, pero mi amiga Djuly me aconsejó que no, ante mi sorpresa, pues yo pensaba que facilitaba el trabajo a la mujer que viniera a limpiar a mi casa.

Me dijo que están acostumbradas a lavar a mano, no conocen otra manera y, además, perderían una parte importante de los ingresos que pueden llevar a casa. En resumen, que es bueno que lavasen a mano para cobrar más y aumentar los ingresos que aportan a la economía familiar. En muchos casos, sus ingresos son los únicos que entran en la familia.

Los instrumentos para componer la “lavadora” son un barreño tirando a alto (aquí se llaman bañeras) y otro bajo para aclarar, la tabla, un cepillo de raíces (llamado «escoba para la ropa») y el famoso jabón azul, que ya os puse una foto.

Las tablas pueden ser de madera, como las que nosotros conocemos de toda la vida y otras que, sobre una base de madera, tienen una chapa metálica ondulada que hace la misma función que las tablas de madera. Es la que me compraron a mí, pues dicen que son mejores y se desgastan menos, aunque no sé si perjudican más a las manos.

Tabla de planchar

Cuando una mujer se pone a “batir” lo reconoces al instante por el sonido y ritmo constante que mantienen y que se oye bastante lejos. Por eso, el nombre de batir es muy apropiado. El trabajo lo suelen realizar en las azoteas, que casi todas las casas tienen, cuando el calor no aprieta demasiado. Si no, se realiza dentro de la casa o en los patios interiores que también suelen tener las casas. En ocasiones se juntan varias a “batir”, me imagino que será para cortar trajes a las vecinas o contarse sus cuitas.

Yo tenía una duda: ellas acumulan mucha ropa para el día que van a batir. Yo pensaba que era mejor menos ropa, más veces. La mujer que me lava a mí la ropa me explicó, solo enseñándome las manos, el por qué ellas acumulan ropa. Las manos se despellejan casi lo mismo con poca ropa que con mucha. Por tanto, mejor mucha ropa y sólo se despellejan las manos una vez.

Después, tienen —por lo menos la que me lava a mí— el truco del soltero que no plancha. Una vez lavada la ropa, la ponen en un barreño con bastante agua, se lo echan a la cabeza y suben a la terraza a tender la ropa. La tienden bastante mojada para que se alise. Si tienes un poco de cuidado al recogerla no necesita plancha, sólo un cuidadoso doblado y al armario. Los solteros sabemos mucho de no centrifugar la ropa y colgarla en la bañera para que no se arrugue, ja ja ja…

Cuando varias casas lavan el mismo día, los tejados son un espectáculo de color. La ropa suele permanecer, como mínimo, un par de días en los tejados. Yo pensaba, en mi ignorancia, que era para que el sol hiciera su labor de purificación, pero Djuly me dijo que en muchos casos es por falta de armarios donde guardarla y, una vez seca, van cogiendo la que necesitan.

Los críos por familia “suelen” ser abundantes y sus juegos son como eran los nuestros hace cincuenta años: calle y por los suelos todo el día. Eso genera un montón de ropa sucia y es lo que provoca esas terrazas multicolores el día que se ha batido la ropa.

Puedo garantizar que, yo que me suelo manchar bastante cuando como, la ropa queda impecable, sin una sola mancha.

Plural: 5 Comentarios Añadir valoración

  1. Mar Cirujano dice:

    No te había leído !!! Pues que interesante . Me gusta saber cómo las necesidades y prioridades cambian de un lugar a otro , no podemos dar nada por sentado !
    Gracias !

  2. PILAR CIRUJANO MARIN dice:

    Rafa y por qué no compras la lavadora y le sigues pagando lo mismo? así le facilitarías el trabajo a ella y ella seguiría haciendo el trabajo de lavar tu ropa pero con menos trabajo y alivio.

    A mi me encanta lavar a mano pero las sábanas y toallas es un gran esfuerzo. Haz un día la prueba.

    Sigue escribiendo leerte hace que estemos cerquita de tí. Un beso y abrazo de los mios para tí.

  3. Mar dice:

    Por curiosidad, ¿ le has preguntado a ella si prefiere una lavadora ? Me da mucho que pensar …

    Gracias por contarnos contarnos cosas de la vida cotidiana y hacernos más conscientes de nuestro día a día .

    Un abrazo

    1. Rafael Cirujano Marín dice:

      Hola Mar la verdad que ni me lo había planteado. Mañana que le toca venir a trabajar la pregunto. Pero creo que en un 95% me va a decir que no. Te explico un poco. cuando yo busqué a una persona para limpiar pedí que realmente necesitase el trabajo. Yo la pago 4000 escv por dos días de limpieza, una hora cada día. y lavarme la ropa 1 vez a la semana. 2000 escv por cada cosa. si compro la lavadora y le reduzco el sueldo a la mitad me va a decir, casi seguro, que no quiere que la compre.Hay muchas semanas que no lava la ropa porque no genero tanta ropa sucia como para ello. En realidad lava cada quince días. en fín mañana te digo la respuesta. Un beso

    2. Rafael Cirujano Marín dice:

      Hola Mar confirmado me ha pedido por favor que no la compre (la lavadora) que ella necesita el dinero. Se ha asustado tanto que se ha ofrecido trabajar un día mas a la semana sin cobrar. Lógicamente me he negado le he dicho que si viene más días debe cobrar mas.
      Ella está al frente de cuatro niños, el padre que está con otra no aporta nada a la casa. Imagínate lo que necesita el dinero. Hasta el punto que está reconocida como pobre por la Cámara municipal de Mosteiros que como aquí todo es de pago, poco pero de pago, paga la mitad en colegios y Hospital. Todo esto me he enterado hoy, me lo ha contado para que no le quite días de trabajo.
      No se si te he convencido pero si la ves a ella seguro que te convence.
      Un beso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.